Espanol Catala English Franais Contacta con ETR
Facebook de l'Everest Trail Race 2013 Twitter
Dies
Hores
Minuts
Qualifying Race 2013
MAIN SPONSOR
OFFICIAL SPONSORS
>
OFFICIAL SUPPLIERS
MEDIA PARTNERS
ORGANIZER
Cerrar

Climatología


Sin duda uno de los principales atractivos que puede aportar la EVEREST TRAIL RACE es el impresionante escenario en el que se desarrolla la carrera.

Durante las etapas es posible contemplar varios de los colosos del Himalaya, tales como Everest, Lothse, Ama Dablam, Tamserku, Kagtega, Kongde…  y otro número considerable de cimas de más de 6.000 y 7.000 m. de altitud. En muchos casos, con una proximidad apabullante.

Esencial para el disfrute es una meteorología favorable. La época más apropiada abarca los meses de octubre a noviembre, que marcan el comienzo de la estación seca. Durante este periodo, el clima es agradable, el aire limpio, la visibilidad perfecta, y el entorno resulta absolutamente espectacular y  exuberante tras el paso del monzón.

Dentro del marco de la estación seca,  la organización de la EVEREST TRAIL RACE ha escogido específicamente  las fechas en las que, tanto  desde el punto de vista estadístico como de conocimiento del país, la meteorología es mas favorable; es decir, cuando los días son más claros y despejados  y con el menor índice de pluviosidad de todo el año.

Aunque las condiciones en las fechas escogidas son óptimas, en ningún caso debemos descartar la posibilidad de que la lluvia o algún día gris haga acto de presencia durante el desarrollo de la carrera, factor que aunque muy improbable y en todo caso de poca entidad, no debemos descartar, por lo que los participantes deben prever, desde el punto de vista de material, dicha eventualidad.

Asimismo, deberemos también tener muy en cuenta que el trazado de la carrera se mueve entre los 2.000 y los 4.100 m de altitud, con lo que, ni decir tiene que la variabilidad térmica es amplia, pudiendo oscilar durante el día desde los 15 a 18 ºC (o incluso más) hasta los -2 o -3 ºC durante la noche, pudiendo llegar de manera excepcional y concretamente en la 2ª y 5ª etapa de la prueba, a los – 10 ºC durante la noche.

Por todo ello, los participantes en la prueba deberán prestar especial atención tanto al material de abrigo que deberán utilizar al finalizar la etapa, como a aspectos tan importantes como el saco de dormir, factor fundamental para una buena recuperación durante la noche y, por supuesto, a su relación térmica/peso.